Durante tres días hemos sido habitantes de Granadilla. 

Hemos formado parte de ese grupo de personas que lleva dejando su huella allí, desde los años ochenta, gracias al equipo de trabajo de Granadilla, incluido en el Programa de Recuperación y Utilización Educativa de Pueblos Abandonados.
Hemos sido parte de Granadilla: aprendiendo oficios, realizando talleres, limpiando sus calles, sembrando, cuidando de sus ovejas y de sus abejas, pintando, trabajando en su carpintería, aprendiendo a hacer encajes de bolillos o cestas de mimbre, y muchos otros talleres y oficios.
Hemos convivido y compartido el trabajo, pero también la comida, los quehaceres diarios y la diversión. Hemos jugado en Granadilla a los juegos que hubiesen jugado en su momento sus habitantes, hemos tenido Guateques y una magnífica cena medieval. Hemos tenido que resolver una muerte misteriosa en la que descubrimos parte de la historia de ese pueblo y hasta hemos celebrado ¡una boda! (con maldiciones de brujas y brujos incluida).
Nuestra convivencia ha sido intergeneracional, pues hemos formado parte de un encuentro entre alumnado de nuestro centro y de los centros de IES “Jaranda”, Jarandilla de la Vera, IESO “Ramón Matías Martínez”, Burguillos del Cerro, IES “Valle del Jerte”, Plasencia. Junto con personas de los Centros de Mayores de CM Burguillos del Cerro, CM Alcántara, CM Miajadas y CM Navalmoral de la Mata.
Seguramente, sea una de esas experiencias que aquella persona que la vive, la recuerda siempre. Y muestra de ellos son los abrazos de despedida entre mayores, jóvenes y los miembros del equipo de Granadilla.
Muchas gracias a ese equipo tan fantástico de Granadilla.

Enlace al vídeo

 Laura